Aprende a financiar, ahorrar e invertir tus ingresos.

Guía de Freelancing: cómo empezar y conseguir tu primer cliente

4/06/2020 01:28:54 PM / by David Alejandre

La industria del Freelancing ha tomado un aumento acelerado en los últimos años y más durante esta reciente pandemia, la crisis actual ha forzado a muchas personas a tener que optar por brindar sus servicios por medio del freelancing o bien complementar una carrera tradicional por algo que les dé más flexibilidad de tiempo.

Una empresa de Freelancing es aquella que se mantiene por un solo individuo, que trabaja para sí mismo generalmente ofreciendo servicios en cualquier área de conocimiento a otras empresas por contratos por proyecto. Este individuo muy seguramente estará a cargo de todos los aspectos de la empresa: tarifas, contacto con clientes, establecimiento de horario, espacio de trabajo y finanzas requeridas.

Las grandes empresas han evolucionado y ahora confían cada vez más en Freelancers para completar sus proyectos. Y te preguntarás ¿cómo se llega a mantener una carrera de Freelancing de tiempo completo?

Ya que todos tenemos facturas que pagar y metas que cumplir. Ser autoempleado viene con grandes responsabilidades, sin embargo, entre más alto sea el riesgo, más altas serán las recompensas.

Aquí te ofrezco un guía simple y directa que toca los puntos más importantes para establecer tu marca personal, determinar tus servicios, contactar clientes potenciales y cerrar tu primer proyecto.

 

  1. Determina tus objetivos.

¿Qué es lo que buscas conseguir siendo Freelancer? No hay respuestas equivocadas. Es un rango que va desde “solo quiero un proyecto pequeño de vez en cuando” a “busco establecerme profesionalmente y vivir de esto”.

Un punto beneficio del Freelancing es que se puede ajustar a las necesidades de cualquiera, pero ser claro con cuáles son esas necesidades y objetivos es importantísimo. No es el mismo camino para el que quiere ganar algo de dinero extra cada dos meses que para el que planea pagar su renta todos los meses.

 

  1. Enlista tus habilidades e intereses.

¿Qué puedes hacer por los demás?, ¿qué problemas puedes solucionarles? El campo puede ser cualquiera: consultoría, escribir, fotografiar, diseñar, ilustrar, enseñar. Lo más probable es que haya algún trabajo que requiera de esos servicios.

Busca la manera de convertir tus habilidades y fortalezas en algo por lo que puedas cobrar por hacer. Sé abundante con esta lista, no dejes fuera nada solo porque no has visto a otros hacerlo.

 

  1. Investiga el mercado.

¿Quién es mi cliente ideal?, ¿quiénes les están vendiendo a ellos? Ambas respuestas son muy importantes. En esta etapa es necesario identificar y describir a quién buscas venderle tus servicios, probablemente esta definición se modifique un poco o cambie completamente después de tus primeros proyectos.

Conocer quiénes son los que están triunfando en el área en que te quieres desarrollar, qué es lo que venden y cómo lo hacen es esencial para pulir los últimos detalles de tu presencia profesional.

 

  1. Infórmate y maneja los requerimientos administrativos y legales.

Antes de empezar, es fundamental que tengas algunos detalles más que listos. Algunos pueden hacerse bajo la marcha, pero otros son un requisito para tu primer proyecto. Esto va desde formalizarte como empresa legalmente, familiarizarte con contratos empresariales, establecer una cuenta bancaria… Cada país y cada estilo de servicio requerirán cosas diferentes.

 

  1. Establece tus precios.

¿Cuánto deberías cobrar por tus servicios?, ¿a través de qué métodos recibirás tu pago? Investiga, investiga, investiga. Debes de tener claro el rango de tarifas que cobran otros Freelancers de tu campo. Establece algún tipo de estructura que te ayude a calcular rápidamente tus precios, este paso es ideal para clasificar tus servicios y determinar su valor.

Puedes mantener tus tarifas un poco debajo del promedio mientras empiezas, pero asegúrate de nunca trabajar por migajas. Ninguna experiencia vale la pena cuándo sabes que el trabajo que hiciste vale más de lo que recibiste.

 

  1. Haz que sea sencillo encontrarte.

Publícate en más de un lugar. Sé cohesivo con la manera en que te haces llamar públicamente, no uses tu apodo aquí, tu apellido materno allá y tu segundo nombre solo los domingos. Decide el nombre que represente tu marca profesional y apégate a él.

Averigua las páginas de Freelancing que se adapten a tus necesidades, hay cientos, pero quédate con las que te sirvan y te hagan sentir cómodo, después de todo, será tu lugar de trabajo. El tipo de cliente varía por plataforma, asegúrate de estar en la misma que tú cliente ideal.

Construye una página web atractiva, clara y profesional. No es necesario contratar a alguien inmediatamente para conseguir tú página web, hay muchas herramientas que te permiten hacer páginas sencillas que hacen bien su trabajo tú mismo. Procura que tus habilidades se reflejen en tú página: si eres escritor, nada de errores ortográficos; si eres desarrollador web, nada de botones muertos.

Algunos ejemplos de páginas que te pueden ayudar a establecer tu plataforma web:

  1. Presta atención a cada cliente.

Aprender a vender al público y después individualmente. Cada cliente se comporta diferente, busca cosas diferentes y trabaja de maneras diferentes. Lo único que funciona con todos es la atención servicial. Interésate en resolver sus problemas y sus dudas, explica lo mismo varias veces si es necesario, recuerda qué es lo que buscan cumplir.

 

  1. Repite

Sé persistente con tus esfuerzos. No recibirás un “sí” cada vez que contactes a un nuevo cliente prospecto. Espera lo peor y apunta a lo mejor. Sin importar nada, mantén una actitud profesional y haz lo mejor para lograr servir adecuadamente a tus clientes. No menosprecies los trabajos pequeños, pronto llegarán los grandes si persistes.

Por último, aquí te dejo algunas páginas que te permitirán promoverte como Freelancer.

Tags: ingresos, covid19

David Alejandre

Written by David Alejandre